6 consejos para ser “sabios en agua” y tener riñones sanos

Siempre se ha dicho que el agua tiene poder curativo en nuestro organismo, y es una gran verdad. Siendo “sabios en agua”, es decir, bebiendo la cantidad necesaria que requerimos, es como nuestro cuerpo funciona de la mejor manera. Sin embargo, no siempre deben ser 8 vasos de agua, la cantidad de agua de necesitemos dependerá del clima, nuestra edad, si has realizado ejercicio o si existen algunas condiciones especiales, como embarazo, enfermedad o lactancia.

Alrededor del 60 o 70% de nuestro peso corporal está formado por agua. El agua es vital para que nuestros riñones eliminen los desechos de la sangre en forma de orina. Gracias al agua los vasos sanguíneos pueden mantenerse abiertos para que la sangre circule libremente desde y hacia los riñones, llevando los nutrientes necesarios.

La falta de agua en nuestro cuerpo produce deshidratación. Cuando estás desidratado puedes sentirte cansado y tus funciones corporales normales se pueden afectar. Cuando existe deshidratación severa, tus riñones son los primeros en sufrir las consecuencias.

Ver; Remedios caseros para el dolor de riñón.

Debes tomar suficiente agua cuando te ejercites o trabajes en exceso, sobre todo cuando estés en climas húmedos y cálidos. Sigue estos 6 consejos y mantén tus riñones sanos:

8 es lo indicado, pero no es una ley

Lo indicado es tomar 8 vasos de agua al día, pero no se trata de una regla que obligue a todos por igual. Esta recomendación se basa en el hecho de que constantemente estamos perdiendo agua de nuestros cuerpos y necesitamos tomar agua adecuadamente para mantenernos sanos y vitales.

Según el Instituto de Medicina, las mujeres necesitan 9 vasos o 2,2 litros de agua al día, mientras que los hombres requieren de 13 vasos o 3 litros de líquido al día.

Ver; Beneficios del agua tibia para tu salud, beber agua caliente puede curar tu cuerpo.

Menos es más si tienes insuficiencia renal (por ejemplo: complicaciones renales en etapa terminal)
Este es un ejemplo claro de que cada organismo requiere una cantidad de agua diferente, pues cuando los riñones no funcionan correctamente o se está recibiendo tratamiento de diálisis, la cantidad de agua que se ingiere debe ser controlada.

Grandes cantidades de agua

En las personas promedio no es común la ingesta exagerada de agua, pero si sucede con los deportistas y atletas que se ejercitan constantemente, y pueden llegar a beber grandes cantidades de agua, poniendo en riesgo su salud. La hiponatremia es una condición peligrosa y que merece atención.

Tu orina puede revelar mucho

Beber una cantidad saludable de líquidos que nos garanticen un organismo sano es lo ideal. Cuando la orina es de color amarillo oscuro es indicativo de que estás deshidratado. Debes hacer alrededor de 6 tazas de orina al día o 1,5 litros.

El agua ayuda a prevenir los cálculos renales y las infecciones del tracto urinario

Estas son dos infecciones comunes que definitivamente terminan arruinando los riñones si no se sigue un tratamiento adecuado y no se bebe suficiente agua. Los cálculos renales tienen más dificultad de formarse cuando existe suficiente agua disponible para evitar la aparición de los cristales que los forman y que estos se peguen entre sí.

La efectividad de los antibióticos utilizados para tratar las infecciones del tracto urinario se relaciona directamente con el agua, ya que esta los ayuda a disolverse eficazmente. Sin contar también que, tomando la cantidad adecuada de agua producimos más orina y de esta manera eliminamos las bacterias causantes de las infecciones.

Ver; 34+ Remedios caseros para la infección del tracto urinario.

Eficacia del agua con los procedimientos y las píldoras
Y es que la eficacia y aporte del agua en nuestro organismo se manifiesta en todo. Es así como al someternos a procedimientos con tintura de contraste, el agua nos ayuda a prevenir el daño renal, sin contar que existen medicamentos que requieren de este vital líquido para una mejor acción en nuestro cuerpo.

Es importante consultar con el médico cualquier inquietud que se nos presente, en especial con algunos procedimientos médicos donde la restricción de líquidos es necesaria.

El premio, cuando eres un “sabio en agua”, será unos riñones saludables, recuérdalo bien.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *