Antiguo y poderoso remedio casero, puede salvarle de la diabetes y de las inflamaciones en el estómago e intestino

El repollo es una gran fuente de vitamina C; ayuda a cicatrizar úlceras pépticas; puede ayudar a prevenir el cáncer de colon y los tumores malignos causados ​​por el estrógeno; además de ser pobre en calorías y rico en fibra, potasio, folato y betacaroteno, un precursor de la vitamina A.

Las personas que consumen gran cantidad de repollo tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de colon, gracias a los bioflavonoides, a los indios, a la genisteína ya otras sustancias químicas presentes en la col, que inhibe el crecimiento de tumores y protegen las células de los daños causados ​​por los radicales libres liberados cuando el organismo quema oxígeno.

Como algunas de estas sustancias aceleran el metabolismo del estrógeno, las mujeres que consumen gran cantidad de repollo tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama, útero y ovario.

El repollo también es indicado en los casos de úlceras, náuseas, neuralgias, erisipela, gota, reumatismo y ronquera; así como es óptimo para el sistema digestivo y para el hígado.

En los casos citados y como preventivo, se toma un vaso de jugo de repollo por la mañana en ayuno.

El repollo ayuda en la cicatrización de úlceras pépticas, debido a la metionina, un aminoácido encontrado en pequeña cantidad en ese vegetal. Basta con beber un litro de jugo de repollo crudo al día por lo menos dos semanas.

El que tiene diabetes puede beneficiarse mucho con la col. Se sabe que su jugo, además de reducir la glucosa, ayuda a eliminar el exceso de peso. El jugo de repollo crudo se puede mezclar la zanahoria o el salchichón, para quedar con un sabor más agradable. Más medicinal sigue siendo el jugo de repollo fermentado.

Gracias a la fermentación, este jugo es un superávit que beneficia no sólo el estómago, sino todo el organismo, especialmente el intestino. Los que sufren de enfermedades estomacales e intestinales obtienen grandes mejoras con ese jugo.

Para ello, seguirá los pasos siguientes:

1.- Lave y pique la col en cantidad suficiente para llenar la licuadora.

Añada agua pura hasta alcanzar aproximadamente la marca de los 2/3 en el vaso de la licuadora. Mezclar a velocidad alta durante un minuto o hasta que esté completamente mezclado.

2.- Repita el proceso con dos jarras.

Despeje el jugo en tazones, cubra con película de plástico y deje descansar a temperatura ambiente durante tres días.

3.- Después de tres días, el jugo de repollo fermentado estará listo para beber.

Cuele para separar el líquido y la pulpa; Deseche la pulpa y coloque el líquido en el refrigerador.

4.- Repita el proceso cuando el jugo esté cerca de terminar.

Esta vez, disminuya el agua y coloque 1/2 taza del primer jugo en el nuevo jugo que va a hacer antes de golpear la licuadora. Esto acelera el proceso de fermentación y este nuevo jugo estará listo para beber en apenas un día.

Este es un blog de noticias sobre tratamientos caseros. No sustituye a un especialista. Consulte siempre a su médico.

Bueno espero que este articulo te haya gustado, gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Esperamos que sea de tu total agrado, si quieres más consejos como este solo debes de dejar tu comentario diciendo Hola me gustó mucho y sabré que me lees. Además, si quieres puedes compartirlo con tus amigas de esta manera podremos traerles más artículos como este o de cualquier otro tipo que sea de su total agrado tanto de ti como de tus amigas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *