Cómo prevenir los calambres musculares con 5 remedios de origen natural

Los calambres musculares pueden afectarnos tanto si somos deportistas como si no, aunque el sedentarismo es uno de sus factores de riesgo. Para prevenirlos es fundamental mantenerse bien hidratado

Los calambres musculares son una dolencia común que se produce por las contracciones súbitas e involuntarias de uno o varios músculos del cuerpo.

Suelen darse con frecuencia en la parte posterior de la pierna, aunque también afectan los muslos, la pared abdominal y otras articulaciones.

Su desarrollo suele ser repentino, sobre todo en horas de la noche, y pueden durar desde unos pocos segundos hasta 15 minutos.

Se caracteriza por causar una sensación de dolor y rigidez en la zona afectada y, en algunos casos, provoca un abultamiento del tejido muscular bajo la piel.

Si bien no representan un problema grave de salud, su aparición puede alertar un desequilibrio en los niveles de electrolitos del cuerpo o deshidratación.

Por esta razón es importante prestarles atención, sobre todo si comienza a ser un síntoma severo y recurrente.

La buena noticia es que se puede combatir de forma natural, ya que algunos remedios cuentan con propiedades y nutrientes que benefician la salud muscular.

¡Descúbrelos!

1. Batido de banana y kiwi
batido de banana y kiwi
El batido de banana y kiwi es una bebida energética que puede ayudar a aumentar el rendimiento durante las actividades deportivas.

Este contiene altas concentraciones de potasio, mineral esencial que resulta clave en la prevención de los calambres musculares.

Ingredientes

1 banana madura
1 kiwi
1 vaso de leche de almendras (200 ml)

Preparación

Pela y trocea las frutas, y bátelas en la licuadora con un vaso de leche de almendras.

Modo de consumo

Ingiere el batido 15 o 20 minutos antes de iniciar tu rutina de ejercicio.
Si los calambres son nocturnos, toma la bebida 30 minutos antes de ir a dormir.
Ver también:
8 usos medicinales de la cáscara de banana

2. Vinagre de manzana
El poder antiinflamatorio y alcalino del vinagre de manzana puede servir como complemento para mejorar la salud muscular.

Este ingrediente, que también aporta minerales esenciales, mejora la circulación y optimiza el proceso de oxigenación para así evitar contracciones musculares.

Ingredientes

2 cucharadas de vinagre de manzana (20 ml)
1 vaso de agua tibia (200 ml)
.

Preparación

Diluye el vinagre de manzana en un vaso de agua tibia.

Modo de consumo

Ingiere la bebida en ayunas y antes de ir a dormir.
3. Infusión de ginkgo biloba
ginkgo
El ginkgo biloba es un producto medicinal que se ha hecho popular en todo el mundo por sus efectos antiinflamatorios, diuréticos y tonificantes.

Su infusión es un remedio que relaja los músculos y las articulaciones, impidiendo la retención de líquidos en los tejidos.

Esta reduce la rigidez muscular y, de paso, previene los calambres nocturnos.

Ingredientes

2 cucharadas de ginkgo biloba (20 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Pon a hervir una taza de agua y agrégale el ginkgo biloba.
Deja que infusione durante 10 o 15 minutos para que se liberen los extractos de la planta.
Pasa la bebida a través de un colador y sírvela.

Modo de consumo

Ingiere una taza de infusión después de la cena.
4. Batido de banana y naranja
La combinación de nutrientes de la banana con la naranja y el yogur natural nos permite obtener una bebida remineralizante y energética, ideal para evitar los calambres debido al esfuerzo muscular durante las actividades deportivas.

Estos alimentos contienen potasio, vitamina C y aminoácidos esenciales que fortalecen los músculos para evitar las contracciones.

Ingredientes

1 banana madura
El jugo de 3 naranjas
1 yogur natural (125 g)

Preparación

Corta la banana en varios trozos e introdúcela en el vaso de la licuadora.
Extrae el zumo de las naranjas e incorpóralo con la banana y el yogur natural.
Combina todo a velocidad máxima hasta obtener un licuado cremoso.

Modo de consumo

Ingiere el batido antes de realizar tus actividades deportivas.
De modo opcional lo puedes tomar antes de la cena para evitar los calambres nocturnos.
Te recomendamos leer:
4 mascarillas faciales con cáscara de naranja

5. Jugo de cerezas agrias
jugo de cerezas
El jugo natural de cerezas agrias tiene propiedades diuréticas y antiinflamatorias que ayudan a eliminar los líquidos retenidos en los tejidos, disminuyendo los episodios de calambres y rigidez muscular.

Sus aportes de minerales esenciales promueven el equilibrio de los niveles de electrolitos, lo cual es determinante para mantener los músculos en buenas condiciones.

Ingredientes

7 cerezas agrias
1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

Incorpora las cerezas agrias en la licuadora y bátelas con un vaso de agua.
Evita agregarle azúcar o endulzantes para no afectar sus propiedades.

Modo de consumo

Ingiere el jugo 2 veces al día: por la mañana y por la noche.
Ten en cuenta que, además de ingerir estos remedios, es primordial mejorar los hábitos alimenticios y evitar el sedentarismo.

En ocasiones, los calambres se originan por las consecuencias que sufren los músculos debido a la práctica de malos hábitos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *