Posibles peligros de comer tilapia y otros peces de cultivo

Siempre hemos escuchado que comer pescados es muy bueno para nuestra salud, ya que son una fuente rica de proteínas, baja en grasa. Incluso algunos nos aportan los ácidos grasos omega-3 y omega-6 que tanto necesitamos para mantener las funciones vitales y prevenir diferentes enfermedades. Esto no ha cambiado, pero los investigadores han llamado la atención sobre la importancia de la procedencia del pescado que pones en tu mesa.

Los estudios hacen hincapié en la tilapia, ya que es el pez más consumido en muchos países por su bajo costo y amplia disponibilidad. Pero en realidad la preocupación se extiende a todos los demás peces criados en granjas, como el salmón, el bacalao, la lubina y el pez gato. Hoy queremos profundizar un poco en este tema y darte a conocer cuáles son los efectos negativos que se asocian al consumo de estos peces.

Posibles peligros de comer tilapia y otros peces de cultivo
Se dice que la tilapia de cultivo tiene un alto potencial inflamatorio, lo que podría causar enfermedades cardíacas, asma y problemas en las articulaciones. Algunos estudios han llegado a afirmar que la tilapia tiene mayor potencial inflamatorio que una hamburguesa de carne de cerdo o el tocino.

Por otro lado, la tilapia contiene mucho menos ácidos grasos omega-3 que otras variedades de pescado. Al igual que los otros peces de cultivo, contiene altas concentraciones de antibióticos y pesticidas fuertes que los cultivadores usan para evitar las plagas masivas, como el piojo de mar, ya que viven en piscinas abarrotadas.

Pero esos no son los únicos agentes químicos que se pueden encontrar en la tilapia y demás peces de cultivo; también se han encontrado restos de dibutilestaño y dioxinas. El dibutilestaño pone en peligro la función del sistema inmunológico y las dioxinas han sido identificadas como sustancias carcinógenas. Por ejemplo, el salmón criado en granja tiene niveles de dioxina 11 veces mayor en comparación con el salmón salvaje.

Otros datos alarmantes para quienes acostumbran a comer tilapia es la posibilidad de que estos peces sean alimentados con heces de pollos y cerdos en algunos países como China, y que en la mayoría de los supermercados americanos se vende un tipo de tilapia que ha pasado por un cambio de sexo debido al uso de methyltestosterona para alimentarlos durante las primeras etapas de vida. A los productores les conviene este cambio porque las tilapias machos crecen más que las hembras. Hasta ahora no se tiene claro el efecto de esta hormona, pero algunos plantean que puede ser tóxica y perjudicial para nuestro hígado.

Como se mencionó anteriormente, es importante conocer la procedencia del pescado que vas a consumir. En el caso de la tilapia, se dice que las mejores opciones son las cultivadas en Estados Unidos, Canadá y Ecuador. Con esta información no queremos decir que debas dejar de comer estos pescados, solo te aconsejamos que a partir de ahora seas más consciente a la hora de elegir. Por último, siempre que sea posible consume pescados de obtención local en estado fresco, no congelados.

Otros lectores han consultado: Cómo comer bien de acuerdo a tu tipo de sangre; El salmón y la diabetes, una combinación perfecta; 11 alimentos estadounidenses que están prohibidos en otros países; ¿Eres consciente de los alimentos falsificados? Conoce 4 ejemplos comunes; Métodos de cocción de algunos alimentos para prevenir el cáncer; Lo que sucede en tu cuerpo cuando consumes soja

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *