Mexicano Logra Separar La Sal Del Agua De Mar Con Este “Pequeño” Invento. Su Idea Va Cambiar Al Mundo

Hay sinceramente personas que al parecer son ángeles terrenales, y es que se preocupan tanto por los demás que hacen lo imposible total de ayudarles a tener una mejor vida o incluso a salvar nuestra vida si en un futuro esta cambia.

Talvez te preguntas que queremos decir con esto, y es que hoy te traemos un caso muy particular y hasta casi increíble porque habla de un experimento que llevó a cabo un hombre mexicano e hizo un descubrimiento maravilloso.

Resulta que en este experimento, este hombre logró separar el agua de la sal, ¿ahora entiendes el porque dijimos acerca de que nos puede salvar el futuro? pues este descubrimiento nos puede salvar si algún día no tenemos más agua dulce en el mundo.

Si quieres conocer más detalle acerca de este impresionante e innovador experimento te invitamos a seguir leyendo este post que te traemos el día de hoy.

MARAVILLOSO APORTE A LA HUMANIDAD EL QUE DIO ESTE SEÑOR

A la persona a la cual se le atribuye este título es Jorge Lechuga Andrade, habitante del estado de Yucatán en México, y es el responsable de tan fantástico descubrimiento.

Jorge dice que el daño causado a la Tierra no lo podemos detener pero si podemos reducirlo, y es esa la principal motivación por la que tomó esta decisión de renovar nuestros recursos vitales con la finalidad de que el humano logre subsistir en un caso de sequía en un futuro. Y es que este hombre no está exagerando, pues cada década nos advierten acerca de esto.

Este proyecto ejecutado por Lechuga Andrade consiste en potabilizar el agua de los océanos, es decir, agua salada, es más este proyecto tan innovador y sustentable es patentado por Estados Unidos y México.

Este proyecto viable ha sido utilizado tanto en Medio Oriente como en Europa.

Jorge tomó seis años en pruebas y comparaciones de este invento, y por fortuna después de tanto arduo esfuerzo lo logró, como fruto a su dedicación.

El Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual , IMPI, y la Oficina de Patentes de Estados Unidos de Norteamérica, fueron las organizaciones que impulsaron este proyecto y patentaron la iniciativa de Jorge Lechuga Andrade ya que esta tiene casi dos décadas de vigencia.

Este invento le mereció a Jorge el Premio Nacional de Innovación Tecnológica, por lo que merece todo nuestro reconocimiento y admiración ¿no lo crees?

Si te ha gustado este proyecto tan innovador y que además nos beneficia a nosotros como humanidad, te animamos a compartirlo con tus amigos y familiares. Gracias por tu tiempo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *