9 trucos SENCILLOS que te harán la vida más fácil…

Es nuestro empeño lograr que ahorres dinero a final de mes gracias a nuestros sencillos trucos caseros. Por ello siempre buscamos la forma de que exprimas los usos de los objetos cotidianos de que todo el mundo dispone. Te recordamos como siempre que tengas cuidado con los objetos cortantes, calientes y que no hagas nada de lo que exponemos sin la presencia de un adulto que pueda ayudarte a no cometer ninguna imprudencia. Seguro que logras sacarle provecho a todos.

Algunos inventos de la lista te van a evitar adquirir otros muchos más caros.

1. Salero casero

Si tienes que fabricarte un salero temporal o si quieres llevarlo a algún tipo de excursión sin que te importe perderlo o que se te rompa, esta es la solución perfecta. Tan sólo vamos a necesitar un envase de regalo como el que ves en la imagen, al que perforaremos una de las bases. Una vez agujereadas con cuidado, agrandaremos lo suficiente como para que pase la sal y no se quede atrancada. Lo llenamos y ya tendremos el accesorio. Ahora solo falta que completes el juego con otro pimentero.

2. Limpiador de calzado

Es inevitable que nuestro calzado se manche cuando lo usamos. Pero aunque creamos que la única opción viable es emplear costosos productos específicos, lo cierto es que podemos utilizar una simple pasta dentífrica. Tan sólo habrá que colocarla sobre la zona manchada y untarla con un trapo o un poco de papel higiénico. Gracias al tipo de textura lograrás que se cree una película abrasiva que eliminará toda suciedad y luego, con un poco de agua, podrás retirar cualquier resto. Como nuevas.

3. Pelacables improvisado

Si alguna vez necesitas retirar la cobertura de plástico de un cable, puede que te acabes cansando de romper el delgado hilo de cobre que hay dentro. Para evitarlo puedes optar por un accesorio especial o simplemente emplear una grapadora. Tan solo coloca en el centro el cable y aprieta hacia abajo mientras retiras con la otra mano. El resultado será tan profesional como cualquier pelacables. Únicamente deberás procurar que no haya grapas dentro de la recámara.

4. Taladrar sin medir

Cuando queremos colocar un par de tornillos para sujetar algo a la pared debemos de tener siempre mucho cuidado con la zona en la que perforamos si no queremos que acabemos encontrándonos con que no encajan correctamente. Para ello podemos emplear una simple tira de cinta de carrocero en la que dibujaremos los espacios. Luego la fijamos a la pared y realizamos los taladros. Por último retiramos la cinta y todo estará perfectamente preparado.

5. Sellar una cremallera

Nunca sabemos si al enviar una maleta alguien va a querer abrirla durante el trayecto. Para evitar que nos llevemos una sorpresa podemos unirla con una simple brida, cortando luego el extremo. En caso de que alguien tenga que hacer una inspección podrá romper la brida sin problema, pero quedará constancia de que ha sido abierta. También será una forma efectiva de localizarla en la cinta al llegar a nuestro destino. Ninguna sorpresa más en el avión.

6. Reparación de un destornillador

Cuando se nos rompe el mango de un destornillador solemos pensar que la forma más rentable es comprar uno nuevo. Pero si utilizamos un poco de silicona caliente dentro de una jeringuilla a la que deberemos retirar con un cutter la boquilla, podremos colocar en su interior la barra metálica y esta quedará completamente fijada. Una vez seca sacaremos el invento y estará listo para volver a ser usado sin miedo a que se suelte o que siquiera se mueva. Lograrás ahorrar dinero en herramientas.

7. Afilador profesional

Si quieres tener todos los cuchillos de tu casa perfectamente afilados puedes optar por llevarlos a un profesional o emplear un simple truco para poder prepararlos. Tienes que unir con un poco de pegamento papel de lija a la parte de plástico de un taladro. Luego cuando comience a girar tan sólo tendrás que acercar el cuchillo y este comenzará a afilarse de forma automática. Como si fueras un auténtico profesional podrás disfrutar de un corte limpio y perfecto.

8. Limpiar tu calentador de agua

Cuando tenemos que trabajar con agua con un alto contenido de cal solemos caer en el problema de que se vaya acumando provocando un sabor diferente en el líquido. Para evitarlo tan sólo introduce un poco de agua y una rodaja de limón. Calienta la máquina y retira el contenido. Comprobarás que el electrodoméstico está completamente limpio y casi como nuevo. Asegurate de retirar el contenido para evitar el sabor y repite el proceso tantas veces como necesites, ya que no es dañino.

9. Limpiar una taza vieja

Con el paso del tiempo se van deteriorando los materiales que forman el interior de nuestras tazas favoritas. En ese momento tenemos que elegir entre seguir empleandolas, a pesar de la estética, o adquirir una nueva. Pero otra tercera opción es limpiarlas con un poco de sosa en un estropajo y aplicarla directamente sobre la taza. Una vez la limpiemos veremos cómo vuelve a estar tan limpia como al principio y que no habremos perdido nuestros objeto preciado.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *