La tiraron a la basura por ser diferente – 3 años después luce así de hermosa

La llegada y nacimiento de un hijo es una bendición para toda familia. Por desgracia, cuando el bebé nace con algún tipo de discapacidad o condición médica algunos padres, ya sea por ignorancia, por incapacidad real de hacerse cargo del pequeño o por mera maldad, deciden deshacerse de él y abandonarlo a su suerte.

Sarah Con es una especialista en terapia recreativa que decidió mudarse a Haití para dedicarse, a tiempo completo, al cuidado de niños que sufren algún tipo de discapacidad y viven en una situación precaria.

Cierto día, al hospital donde Sara trabajaba, ingresó una señora con una pequeña en brazos que había encontrado momentos antes en un basurero. Sus padres biológicos la habían abandonado por sufrir hidrocefalia.

Se trata de de una condición que se caracteriza por la acumulación de una cantidad excesiva de líquido cefalorraquídeo en el cerebro. Normalmente, este fluido protege y amortigua el cerebro. Sin embargo, demasiado líquido ejerce una presión dañina para el mismo.

Sin pensarlo dos veces decidió adoptar a la pequeña, a la que llamó Nika.

Cuando los médicos le informaron que la niña tenía el riesgo de morir en cualquier momento sin necesidad de estar enferma, Sarah se derrumbó y entristeció por unos días, pero su determinación y deseos de mejorar la vida de la pequeña eran más fuertes. Estaba decidida, lucharía por la vida de Nika.

“La mayoría del tiempo pienso en positivo, creo firmemente y con todo mi corazón en su futuro y en su potencial. ¡y voy a pelear por eso! De hecho, peleo porque todos ustedes puedan verlo también”, dijo.

Ahora, y después de tres años desde el que fuera su primer encuentro, madre e hija viven juntas en Luisiana, Estados Unidos, en un hogar inundado de amor.

“Es muy difícil poner en palabras como se siente saber que para ella cada momento es el ultimo”, confesó Sarah.

A pesar de las adversidades que la pareja enfrenta cada día, gracias a los cuidados y el cariño de su familia, la pequeña ha salido adelante y avanzado en su recuperación. Ya es capaz de controlar su cabeza, tronco, visión y puede socializar.

Historias así nos muestran la fortaleza y dedicación al luchar por quien se quiere, no importa la condición física o de salud que se posea, el amor puede mejorarlo todo.

Si te ha gustado esta conmovedora historia recuerda compartirla y apoyarnos con un Me Gusta.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *