Niño corre y grita al vecino: Mamá se murió en la ducha, ve lo que trae en brazos y actúa veloz

Los accidentes son comunes en la vida de todas las personas, es algo normal en el ser humano e inevitable, sin embargo hay ocasiones donde tales accidentes pueden terminar por cobrarse la vida de una o varias personas y debemos mantener el cuidado al máximo, también necesitamos saber reaccionar cuando situaciones así se den de modo inesperado.

Los niños generalmente pueden sorprendernos de muchas maneras y subestimar las capacidades que pueden llegar a mostrar es un error. Pensamos en ocasiones que debido a su corta edad, no tienen suficiente experiencia para saber reaccionar en determinadas situaciones. Pero actos como el de Sal Cicalese demuestra nuestra equivocación.

Sal es un pequeño niño de apenas cinco años, que ha logrado actuar como si tuviera muchos más. Reside en Arizona, Estados Unidos, y ha recibido gran cantidad de elogios a través de las redes sociales debido a su astucia y valentía. Eso luego de vivir una anécdota muy aterradora, conoce lo que sucedió.

Este niño fue el héroe de su madre y hermana, al reaccionar de manera inmediata.

Jessica Penoyer es la vecina de la familia Cicalese, quien estaba teniendo un día normal cuando escucha que alguien tocaba la puerta de su casa y para su sorpresa, era el pequeño Sal cargando a su hermanita menor. “Mamá ha muerto en la ducha ¿Puede cuidar de nosotros?” fue lo primero que dijo, cuando Jessica le atendió.

La mujer sin saber qué decirles, llamó inmediatamente a la ambulancia y luego corrió junto a los pequeños de nuevo a la casa, para asegurarse de lo que estaba sucediendo. Lo que vio la dejó impresionada.

La madre de los niños se había caído en la ducha y sufrió un golpe que la dejó desmayada. Por fortuna no estaba muerta como el niño había pensado pero se hallaba bajo el grifo abierto y de haber esperado más tiempo, quizás sí hubiera muerto de verdad.

El modo en que Sal actuó para proteger a su hermana y pedir ayuda, ha sorprendido a todos los que conocen su historia, el pequeño incluso se debió subir a un palet contra el muro para abrir la puerta del estacionamiento y salir. Los paramédicos salvaron a la madre del niño y aseguraron que de no ser por la respuesta que dio, su madre habría muerto.

Este pequeño fue nombrado bombero honorario y se le otorgó un diploma con un casco como premio. Pero nadie está más orgullosa y agradecida con él, que su propia madre. Comparte esta anécdota que sirve de reflexión para todas aquellas personas que suelen subestimar a los niños.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *