Su esposo murió y en el funeral ella le susurro algo al odio. Dos meses después ella recibió una noticia impactante

En la vida siempre hay experiencias dolorosas y felices. Nadie se salva de vivir cosas desagradables. Pero después de la tormenta siempre viene la calma.

La historia de hoy es algo así. Una pareja conformada por Bryan Hill y Courtney Hill vivían en Chicago en estados unidos. Bryan se alisto al ejército y lo enviaron Irak, Afganistan y Kuwait.

Aunque sus misiones eran muy peligrosas, es joven pudo salir ileso de todo. Esto lo llevo a tomar la decisión de formar una familia con ella y dejar el ejército.

Conrtney estaba feliz por esa decisión ya que estaría mas tiempo con su esposo. Pero lamentablemente no fue así, en febrero de 2016 Bryan sufrió un accidente automovilístico que acabo con su vida. Dejando a su esposa e hija desbastadas.

Una sorpresa inesperada lo que susurró su esposo

Durante los preparativos del funeral Cortney se sintió mal y fue al médico, este le informo que estaba embarazada. Así que para compensar la tristeza que tenía ella se acercó al cadáver de su esposo y le susurró al oído “tendremos un bebe, cariño”.

Después de 1 mes ella trataba de superar la perdida de su esposo. De pronto sintió un dolor muy fuerte y pensó que estaba perdiendo al bebe por lo que acudió de inmediato al medico.

Entonces sy doctor le dio ottra sorpresa. Y es que Cortney estaba embarazada de trillizos. Lo que la dejo en shock.

“era maravilloso pensar que tendria 3 bebes que me recordarian a Bryan”, pero el destino le preparaba otro gran golpe.

A las 25 semanas de embarazo le informaron que uno de los bebes había muerto dentro del útero.

Ella trato de ser fuerte y seguir a delante con sus hijas y los dos bebes que seguían vivos, Miles y Haper, quienes nacieron sanos.

Aun siente dolor por la pérdida de su esposo, pero ella está concentrada en disfrutar al máximo la compañía de sus hijos. Y piensa en lo orgulloso que estaría Bryan en estos momentos.

Esta es la historia de una mujer que ante las adversidades aun tienen motivos para ser feliz y agradecida con Dios por la vida que tiene.

Comparte esta historia.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *