Semillas de papaya para un intestino, hígado y riñón fortalecidos

La papaya o lechosa como la conocen en otros países, es una fruta tropical originaria de México, pero que se cosecha en varias partes del mundo.

Esta fruta la usan para preparar jugo, batidos y hasta dulces. Pero al utilizarla desechamos las semillas por creer que no tiene que no aporta nada a nuestro cuerpo.

Hay semillas que son dañinas para nuestro cuerpo, pero en este caso las semillas de lechosa o papaya son muy nutritivas, sea que estén maduras o verdes, no importa. Debes aprovecharlas.

Para que no sigamos perdiéndonos todos los nutrientes que nos aporta esta fruta y sus semillas. Hoy te vamos a explicar cuáles son sus beneficios y como consumirla para que desde ahora no desperdicies nada de esta rica fruta.

Propiedades de las semillas de papaya
semillas
Acelera la digestión: esta fruta tiene una proteína especial que ayuda tener buena digestión. Además ayuda a bajar de peso si tomas una cucharada de esta antes de cada comida.

Mejora la fertilidad: estas semillas maduras ayudan a que las mujeres tengan mayor receptividad de espermatozoides y en el caso de los hombre a una mayor producción de espermatozoides tomando una cucharadita diaria por 3 meses.

Puede usarse como anticonceptivo: en el sur de Asia, buscaban esta fruta verde y le sacaban las semillas para consumirlas diariamente, hacían esto porque cuando la fruta esta verde produce fitoquimicos que disminuyen las hormonas para la concepción. y cuando dejaban de comer las semillas verdes entonces volvían a ser fértiles.

Mata a los parásitos: contiene alcaloides que regulan las proteínas del cuerpo, matando a los parásitos

Previene el cáncer: si consumes semillas de papaya las células cancerígenas desaparecen.

Antibacteriana: si consumes las semillas a diario vas a desintoxicar tu cuerpo librándolo de bacterias.

Alivia la inflamación: mejora el enrojecimiento de la piel, inflamación en las articulaciones lo que la hace ideal para las personas que padecen artritis.

Cura enfermedades hepáticas: limpia el hígado y evita enfermedades renales.

¿Cómo consumirlas?

Existen 3 maneras de hacerlo:

Tritúralas y cómelas como si fuera un puré.

Muélelas y sécalas para hacer té.

Consúmelas cruzas en compañía de un jugo, ensaladas o leche.

Ya que sabes todo lo que nos aporta esta fruta, comparte esta información con tus amigos para que también se entere de esto.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *